Mapa de empatía: segmenta tus clientes con esta poderosa herramienta.

Si estás a punto de sacar un nuevo producto o servicio al mercado, o si ya lo tienes y te gustaría analizar de una manera más reflexiva el tipo de cliente al que estás buscando satisfacer, el mapa de empatía te ayudará a conseguir.

¿Qué es el mapa de empatía?

El mapa de empatía nos obliga a ponernos en el lugar de nuestros clientes, para ver, sentir y entender cuales son sus necesidades y poder ver así de qué manera les afectará nuestro producto o servicio. Cuanto más nos metamos en la mente de nuestros clientes, más específica será la información que podamos obtener. Cuanto más específica sea la información, mejor podremos segmentar nuestro tipo de cliente.

Para ello, deberemos responder a las siguientes preguntas:

  • ¿Qué ve?: Qué elementos tiene el cliente a su alrededor. Qué tipo de persona le rodea. Cómo ve el mercado desde el punto de vista de consumidor de servicios y productos.
  • ¿Qué oye?: Lo que escuchan en la calle, en las tiendas, en su familia y sus amistades. Qué información llega a través de los medios de comunicación.
  • ¿Qué dice y hace?: Conociendo sus accionas y sus palabras, sabremos lo que busca en el mercado.
  • Esfuerzos que generan miedo: Barreras y obstáculos que encontrará en su día a día.
  • Resultados que generan beneficios: ¿Cuáles son los beneficios que busca?

Toda esta información la deberemos escribir en “Post-it” o papelitos de colores adhesivos, y lo pegaremos en nuestro mapa de empatía, que deberá ser grande para poder trabajar con facilidad y una visión más clara. Un ejemplo de mapa de empatía ya completado sería este:

Resultado de imagen de mapa de empatía

¿Cómo realizar tu mapa de empatía?

Lo ideal para elaborar un mapa de empatía es trabajarlo en grupo. Con esto ampliaremos las opciones y posibilidades de encontrar una definición fiel al tipo de cliente que buscamos. Aunque el ejemplo que hemos puesto parece un ejemplo muy elaborado, no es necesario tanto detalle en la creación de la plantilla base. Podemos elaborar nuestro mapa de empatía trabajando sobre una pizarra o un folio DIN A3.

Una vez listo tu mapa vacío, comenzaremos a rellenarlo. Iremos pregunta por pregunta y todos los participantes podrán ir dando su opinión al respecto. Poco a poco se irá llenando el mapa y deberemos elegir el nivel de detalle que queremos para nuestro cliente segmentado. A mayor detalle, más garantía de éxito.

Resultado de imagen de mapa empatía pizarra

Valoración de los resultados.

Una vez tengamos nuestro mapa de empatía listo, podremos empezar a trabajar sobre una estrategia en base a esos clientes que hemos definido y segmentado. Esta información sacada a través de esta herramienta, nos permite trabajar sobre una imagen de nuestro cliente, mucho más detallado. Sabiendo lo que queremos lograr, y a través de quienes, nuestra estrategia estará hecha a medida, con un porcentaje de posibilidad de éxito, mayor.

No olviden que cuanta menos información tengamos sobre nuestros clientes, más nos pareceremos a un pollo sin cabeza.