Chief Happiness Officer (CHO)

¿Alguna vez habías oído hablar del “Chief Happiness Officer“? Se trata del último puesto laboral que más está de moda en las empresas, y que se encarga de llevar la felicidad al resto de los trabajadores. Mientras que aún nos estábamos acostumbrando a escuchar las siglas de CEO y CTO, ahora toca aprenderse una nueva: CHO.

La felicidad se ha puesto de moda en las empresas. Cada vez está más y más demostrado que, cuanto más felices sean los trabajadores de una empresa, mejores serán los resultados y la productividad que estos propicien a la compañía. Aunque de momento no está muy extendido, poco a poco van apareciendo más empresas que buscan este perfil para incluirlo en sus plantillas.

¿Qué es el Chief Happiness Officer?

El CHO es el encargado y responsable de la felicidad de la empresa y sus miembros. Como podrás imaginarte, se engloba dentro del área de recursos humanos, y su principal arma es la comunicación directa con los trabajadores. Se trata de una tarea que, aunque suene muy bien, requiere una gran implicación por parte de el CHO, de los empleados y del equipo directivo de la empresa. Esta persona debe de ser capaz de encontrar aquellas preocupaciones o situaciones que producen una disminución en la felicidad de los trabajadores, y con ello, en su implicación con la empresa.

Lo interesante de este nuevo rol es que debe ser una puente de conexión directo entre los trabajadores y los jefes, esto significa que deberá ser capaz de generar confianza en los trabajadores, para que estos hablen de sus preocupaciones desde dentro, y a partir de ello, generar un cambio mediante acuerdos con los directivos. Se trata de una especie de intermediario que garantiza la felicidad de los trabajadores con el único objetivo de mejorar las condiciones de trabajo de estos, y con ello, hacer que la empresa mejores sus resultados.

Tareas de un Chief Happiness Officer

  1. Hacer que los empleados se sientan valorados.
    Tanto a nivel profesional como personal, los empleados se deben sentir cómodos en la empresa, y para ello, nada mejor que sentirse valorado. Las emociones juegan un papel fundamental en cualquier persona, y durante la jornada laboral, estas siguen presente en todo momento. Ignorarlas es el gran error que sufren muchas empresas. Un CHO sabrá cómo hacer sentir mejor a cualquier trabajador, analizando sus funciones, su comportamiento, y conociéndolo desde lo personal.
  2. Escuchar a los trabajadores.
    Para que el punto anterior funcione, hará falta escuchar de verdad y con cercanía a los empleados de la empresa. A través de la escucha, un CHO será capaz de detectar los posibles problemas del trabajador, y elaborar junto a él y al resto de la empresa, acciones que mejoren la situación.
  3. Garantizar las condiciones y principios básicos.
    Para mejorar la felicidad de los trabajadores, primero se debe empezar por tener unas condiciones básicas laborales y salariales plenas. Para ello es fundamental conocer la situación de cada puesto y analizar las posibles vías para mejorarlas.
  4. Valorar el trabajo.
    No nos engañemos, a todos nos gusta que nos digan que hemos hecho un buen trabajo. El CHO tiene la responsabilidad de valorar el trabajo de los empleados, y hacerles sentir apreciados por la gran labor que realizan. Evidentemente, deberá ser honrado, y en caso de que el trabajador no esté cumpliendo bien con sus funciones, el CHO trabajará con él para hacerle ver que hay maneras de hacer mejor las cosas, y con ello, hacerle sentir útil y apreciado.
  5. Crear un buen clima de trabajo.
    A través de dinámicas grupales e individuales, el Chief Happiness Officer podrá incentivar el buen clima laboral, generando así conexiones entre los trabajadores de los distintos áreas, y consiguiendo con esto, mejorar los resultados y las emociones de todo los miembros del equipo.
  6. Fomentar el trabajo en equipo. Esto es algo que sobra comentar, pero que sigue siendo fundamental trabajarlo casi a diario. Un equipo más unido y con las ideas y objetivos más claros, será un equipo productivo, donde además de mejorar las sensaciones personales de cada trabajador, les hará sentir como parte importante de la empresa. Para ello los equipos deben ser entrenados y motivados tanto dentro de la empresa, como fuera, a través de sesiones de Team Buildings y otro tipo de dinámicas y convivencias.

Estamos seguro de que con el tiempo, el Chief Happiness Officer será un un elemento fundamental en todas las empresas. Con suerte, cada vez son más los empresarios que se dan cuenta de la importancia de tener contentos a sus trabajadores, algo que hace unos años era totalmente impensable. Y tú, ¿conoces a algún CHO?

También puede interesarte: Clasificación de las emociones según la teoría de Leslie Greenberg3 Libros para mejorar tu productividad