Seguro que todos conocen perfectamente esa frase que se dice muy a menudo en muchas situaciones: es el pez que se muerde la cola. Esa frase tiene su origen en Grecia, y el concepto que lo engloba se llama “Uróboros”. Según Wikipedia : “El uróboros es un concepto empleado en diversas culturas a lo largo de al menos los últimos 3000 años. Engloba varios conceptos similares y otros que no están relacionados y han sido asimilados recientemente por el cine y la televisión. Generalmente un dragón representado con su cola en la boca, devorándose a sí mismo. Representa la naturaleza cíclica de las cosas, el eterno retorno y otros conceptos percibidos como ciclos que comienzan de nuevo en cuanto concluyen. En un sentido más general simboliza el tiempo y la continuidad de la vida.”

¿Qué tiene que ver el Uróboros con la autoestima y la autodestrucción? Pues que a día de hoy, ambas van cogidas de la mano en la gran mayoría de los casos. Aquella persona que sufre de baja autoestima, en su intento por mejorarla, solo consigue la autodestrucción casi sin darse cuenta. Déjame explicarlo un poco más.

Aquella persona que sufre de baja autoestima, en su intento por mejorarla, solo consigue la autodestrucción casi sin darse cuenta.

La verdad sobre la autoestima.

La autoestima es una palabra formada por el prefijo griego “αυτος”, “autos”, que significa “por sí mismo” o, “hacia sí mismo”, adicionado a la palabra estima, que proviene de latín “aestimar”, que significa “valorar”, “apreciar”. Así, la autoestima no es otra cosa que la valoración o el aprecio hacia sí mismo. El amor a uno mismo.
Cuando conocemos el verdadero significado de la palabra, nos damos cuenta de que algo falla hoy en día en cómo la usamos. Está muy de moda hablar de cosas tan peculiares como: “Mejora tu autoestima en solo 10 pasos”. Lo primero que pienso al ver cosas como esa es, ¿sería posible mejorar el amor hacia otra persona en tan solo 10 pasos?. Pero no amor del barato, te hablo del amor incondicional, el que sientes por tu madre y tu padre, o el que sientes cuando estás completa y locamente enamorado. ¿es posible?. Déjame dudarlo.

El amor hacia algo o alguien es un sentimiento que se tiene o no se tiene. No pongo en duda que todo es posible en la vida, hasta amar a alguien que nunca has amado ni de lejos, si te lo propones, pero de ahí a conseguirlo en solo 10 pasos…ojalá fuera tan fácil.

[…]no te culpo si tienes la autoestima baja, posiblemente hayas crecido rodeado de cientos de factores impuestos por la sociedad moderna, que no te han permitido pasar suficiente tiempo contigo mismo como para apreciarte por quien eres.

Hoy en día, el mundo quiere ir más rápido que nunca. Las empresas y el sistema nos tienen educado para que seamos cada vez más eficiente, produzcamos más en menos tiempo. Apenas tenemos tiempo de asimilar quienes somos, cuando ya nos están poniendo un libro de 200 páginas que nos tenemos que aprender de memoria. Nos enseñan antes la vida de los grandes pintores y científicos de la historia, que a conocer quienes somos para así poder aprender a querernos. Con esto quiero decir que no te culpo si tienes la autoestima baja, posiblemente hayas crecido rodeado de cientos de factores impuestos por la sociedad moderna, que no te han permitido pasar suficiente tiempo contigo mismo como para apreciarte por quien eres.

Tener la autoestima baja es rentable económicamente (productos de belleza, clínicas de estética, libros de auto-ayuda, psicólogos, oradores mágicos) a pesar de que, el concepto de “baja autoestima” ni siquiera debería existir. Y no debería existir porque amarte a ti mismo debería ser algo natural y estándar. Todos deberíamos crecer con la idea en la mente de que somos únicos, especiales y afortunados, tan solo por estar vivo. No te voy a decir lo improbable que era que nacieses, posiblemente ya lo sepas, pero déjame darte una cifra: 1 entre 400.000 trillones, o lo que es lo mismo 1 entre 400.000.000.000.000.000.000.000. Creo que si nos repitiesen toda nuestra vida esto que te acabo de comentar, la baja autoestima estaría menos normalizada.

Sabiendo esto, déjame decirte algo: o te quieres o te quieres. Tal y como lees. Piensa que no tienes otra opción, que es la única opción. Si no piensas así, estás entrando en la siguiente fase, la autodestrucción.

Autodestruyendo mi autoestima.

Aquí es donde entraría el concepto con el que empezamos el artículo, el Uróboros. Cuando te das cuenta de que tienes una baja autoestima, e intentas mejorarla, acudes a lo que tienes más a mano, como pueden ser libros o vídeos en internet. Todos ellos te suelen dar supuestas claves para conseguirlo. Lo ves muy claro y aparentemente fácil, así que sin dudarlo te pones a ello.
Tras varios días haciendo lo que te recomiendan, y como hábito nuevo , llega la duda y la desesperación por conseguir los resultados ya. Al poco tiempo e te das cuenta de que no eres capaz de conseguirlo y te fustigas a ti mismo por ello. Llega de nuevo la baja autoestima pero esta vez acompañado por la autodestrucción. Y así, continuamente, hasta que tarde o temprano pueden pasar dos cosas: que sigas en ese estado durante toda tu vida, o que te aburras y te olvides de ello mientras creces y sigues viviendo la vida que te ha tocado.

Ambas posibilidades son válidas. A lo mejor no tienes la autoestima baja, simplemente naciste para ser así. No todos tenemos que ser narcisistas empedernidos, luchadores ansiosos por el éxito o seguidores fieles del mundo artificial donde si no muestras que eres feliz, te estigmatizan.  Aunque bajo mi punto de vista, lo natural debería ser asumir, casi sin darte cuenta, de que no tienes ningún problema, el problema es creer que tienes un problema. Y lo que es aún peor, querer solucionar con mucha prisa, un problema que no existe realmente, es tan solo un mal enfoque de ti mismo.

La solución para la baja autoestima.

No existe solución. Tampoco existe problema. Eres quien eres, y por suerte lo seguirás siendo toda tu vida. Lo mejor que puedes hacer es ser tú mismo en todo momento. No tienes otra opción, es imposible cambiar tu vida por la de otra persona. Pero, si aún así, no estás contento con tu manera de ser, porque la comparas con la de otra persona, copia la forma de ser de esa persona. Si estás tan seguro de que serías feliz así, adelante, vive igual que ella. Si eso te hace feliz, es que realmente tienes que ser así. Olvida lo que digan los demás sobre tener personalidad propia. La personalidad se trabaja y es completamente modificable.

Vive sin pensar que existe la posibilidad de tener baja autoestima. Elimina ese concepto de tu cabeza. Piensa en tu actitud ante las diferentes situaciones, piensa en cómo solucionar problemas externos que te afectan, o internos que son realmente un problema. Pero ten clara una cosa: nacemos solos, vivimos solos y morimos solos. No importa la cantidad de personas que te acompañen en tu camino, al final eres tú quien decide a la hora de tomar decisiones. Solamente tú. Si no te quieres tú como la máxima persona en la que confiar, jamás llegarás a entender el verdadero significado de estar vivo. Porque creer en ti, es el primer paso para tener una vida plena y provechosa.

Siempre recuerda que no solo tienes el derecho de ser un individuo, sino que tienes la obligación de serlo – Eleanor Roosevelt