En los últimos años, la evolución vertiginosa de la sociedad ha roto los esquemas que existían sobre la comunicación. La nueva manera de comunicarnos ha supuesto grandes cambios, convirtiéndonos en “una sociedad tecnológica”, donde la forma en la que nos dirigimos hacia los demás, tanto personal como profesionalmente, ha cambiado rotundamente.

En primer lugar, la VERDAD debe ser el eje central de la comunicación de nuestras empresas. La rapidez con la que se difunde información en la actualidad supone un gran reto para las empresas y su entorno. Por esta razón, la comunicación se debe basar en hechos verídicos y demostrables ya que, con un solo comentario a una publicación tuya, se puede tirar por tierra la reputación de tu empresa y la posición de tu marca en el mercado.

“Lo más importante de la comunicación es escuchar lo que no se dice” (P. Drucker)

Cierto es, que todo este cambio produce vértigo y miedo a la hora de adentrar tu marca en el mundo digital, pero también es cierto que, si no estás en internet no existes. Las redes sociales e internet en general, nos dan un sinfín de ventajas que antes con la era analógica no teníamos, como por ejemplo, conocer la opinión de cada uno de nuestros seguidores (clientes). Todo esto, nos da una innumerable cantidad de datos necesarios para analizar y saber cuál es la conducta de nuestros clientes. Es por todo esto, que podríamos concluir diciendo que las llamadas TIC’s (Tecnologías de la información y la comunicación) suponen un puzle para la comunicación corporativa. Aun así, hay que tener bien presente que la comunicación digital nos brinda la oportunidad de apostar por la fidelización de nuestros clientes de una manera más fácil que en la era analógica.

En Rudy Bormans Coaching, con el apoyo y gestión de todo nuestro equipo multidisciplinar, podemos contribuir en la mejora de la imagen de tu empresa, tanto interna como externa.