Estamos todo el año esperando a que llegue el verano, ya que muchas personas lo relacionan con vacaciones. Sin embargo, todas las vacaciones con la misma que vienen se van, y en un abrir y cerrar de ojos ya estamos en septiembre, el mes más esperado, ¿o no?

Se acaba el verano y toca volver a la rutina. Muchos esperan este mes con ansias, ya que lo ven como el comienzo de una nueva etapa, como si de fin de año se tratara. Para otros, no tanto, es un mes sin más, ya que siguen con sus vidas como el resto del año, por lo que cuesta más recuperar el ritmo cotidiano.

Septiembre es sinónimo de volver: volver al trabajo, volver al cole, volver a la rutina. Por eso es normal en esta época del año escuchar la palabra “síndrome postvacacional” por todos lados, que simplemente es sensación de falta de energía, apatía o falta de motivación por la incorporación a la rutina. Es normal sentirse así cuando uno vuelve de no tener horarios para hacer las cosas, dónde lo normal es que nada este organizado y simplemente nos dejemos llevar por los acontecimientos.

 

“El trabajo que nunca se empieza es el que tarda más en finalizarse”. J.R.R. Tolkien.

 

Tenemos que coger al toro por los cuernos, como bien dice Tolkien entre más tarde empecemos algo más tarde lo acabaremos. Realmente Tolkien tiene razón por qué vamos a alargar nuestra agonía, ¿no crees que es mejor empezar ya a trabajar que seguir generando más frustración alargando este “sufrimiento”?  Para nosotros sí lo es, es mejor enfrentarse ya a ese temor que seguir dejando que corra en el tiempo.

¿QUÉ PUEDES HACER CON TU VUELTA AL TRABAJO?

Aquí te dejamos unos pequeños tips que pueden ayudarte a enfrentarte mejor a la vuelta a la rutina que se avecina en el horizonte.

  • No se acaba el mundo con la vuelta al trabajo, sabemos que es fácil decirlo, y no tanto sentirlo, pero como todo en la vida, las vacaciones y el trabajo, son ciclos. A lo largo de estas semanas tendrás días de descanso para poder aclimatarte de nuevo a la rutina.
  • No empieces a trabajar al 100%, date un pequeño respiro y vuelve a la rutina de forma gradual.
  • Sigue el buen tiempo, y el verano no se ha ido, combina ocio con el trabajo.
  • Analiza tu nuevo curso, se te avecina frente a ti un “nuevo año”. Define que proyectos tienes, qué actividades quieres hacer, qué te apetece hacer este año que tienes esperándote. Puede ser un buen momento para plantearte cambios, para nosotros, Rudy Bormans Coaching, “TODO CAMBIO ES POSIBLE”.
  • Presta atención para no cargar el año con demasiadas cosas. En la sociedad del hacer nos hacemos especialistas en añadir cosas a la agenda, y después nos pasa factura.
  • No dejes de lado ni tu cuerpo ni tu mente: duerme lo suficiente, come bien y realiza ejercicio.
  • ¡Y nunca olvides! Sí no sabes que hacer: párate y respira. Date la oportunidad de no agobiarte por los cambios que pueda haber en tu rutina.

Obviamente no tenemos la verdad absoluta, y sabemos que cada persona es un mundo, por eso adapta estos consejos a tu realidad y si lo ves necesarios crea tus propios tips con los que enfrentarte a este sentimiento.